Vas a trabajar durante aproximadamente 246 días en el año. Haces bien tu trabajo, e incluso superas las expectativas y entregas resultados sobresalientes. Sin embargo, parece que nadie lo nota, sobre todo tu jefe. El día que algo no sale bien o que no puedes asistir a tu trabajo con normalidad, es el día que empiezas a recibir los llamados de atención, ¿qué pasa que últimamente los resultados no son los mismos?

¿Para qué reconocer?

El reconocimiento por el buen trabajo que alguien realiza, es en muchos casos lo que una persona necesita para no bajar la guardia y sobre todo para sentir que lo que hace es importante para la Compañía en la que trabaja. Está comprobado que cuando sentimos que realizamos bien una tarea, y nos motivan a continuar haciéndola bien, la hacemos cada vez mejor y con más gusto.

Según un estudio realizado por la compañía “O Great One”, el 82% de los estadounidenses no se sienten lo suficientemente reconocidos por sus contribuciones a la compañía en la que trabajan. Esto, puede influir de forma negativa en el compromiso y motivación que tienen los colaboradores para ir a trabajar, lo cuál, finalmente, afectará la productividad de toda la compañía.

 

David Novak, cofundador y ex presidente de Yum!, comparte algunas de sus estrategias para resolver el déficit de reconocimiento en sus organizaciones:

 

El Salario no lo es todo

Es importante recordar que hay una gran cantidad de personas que no se sienten motivadas a trabajar en una Compañía por el salario. Quieren trabajar, contribuir, y sentir que sus esfuerzos son visibles para los demás. Apreciar su trabajo de forma sincera se notará en todo lo que dices y haces.

Comparte información

Muestra respeto compartiendo tanta información como sea posible. “Mientras más sepan, más entenderán. Mientras más entiendan lo que hacen, más les importará, y si lo que hacen les importa, serán imparables” Si no puedes confiarle a tu equipo lo que está pasando, no puedes considerarlos realmente compañeros de equipo.

Demuestra interés

Haz preguntas, no pidas solamente reportes. Pregunta, por ejemplo, lo que esa persona haría si estuviera en tu lugar. Tal vez su respuesta pueda ser una buena sugerencia, y en ese caso debes reconocerlo e implementarla si es posible. Saber que consideras su opinión, puede tener un impacto muy grande y positivo en ellos.

Reconoce correctamente

1. Reconoce públicamente todos las victorias, aunque pequeñas. Esto mantendrá a todos motivados en la carrera a largo plazo.
2. Haz el reconocimiento personal. Según la investigación de OGO, el 76% de las personas guardan las notas escritas a mano. Un obsequio o reconocimiento personalizado tiene mucho más impacto que algo producido en masa, por mucho que haya costado.
3. Hazlo oportuno, cuando sucede, no hay que esperar la reunión mensual o anual para reconocer el trabajo bien hecho. Cosas buenas pasan a tu alrededor todo el tiempo, aprovecha todas las oportunidades para reconocerlas.

Finalmente, recuerda que el reconocimiento es un privilegio y no un ítem de la lista de pendientes. Como líder, tienes el privilegio de contribuir al bienestar de las personas haciéndolas sentir bien sobre sí mismas y su trabajo. Y cuándo haces sentir bien a alguien de forma sincera, como recompensa, tu también te sentirás igual.