Ya lo dijo Jack Welch el legendario CEO de General Electric: “Solo hay 3 mediciones que te dicen todo lo que necesitas saber sobre la actuación general de tu organización: engagement de los empleados, satisfacción de los clientes y flujo de caja.”

Y no creemos que sea casualidad que la lista comenzará con el engagement de empleados, pues de allí se desprenden las dos siguientes mediciones en su lista.

Piensa en el engagement como la punta del iceberg: el resultado visible de una estrategia de incentivos y reconocimientos bien implementada.

¿Qué está bajo la superficie?

1. Empleados felices, clientes felices: tu estrategia puede ser solo para empleados, pero tus clientes notarán el cambio y reaccionarán positivamente a un equipo que trabaja con un propósito.

El engagement funciona como una fila de dominós cayendo o como la película Cadena de favores. Hazlo bien para tus empleados y verás un efecto cascada hacia clientes > clientes potenciales > socios > accionistas.

Al final del día todos somos personas que se quieren sentir apreciadas y conectadas. Hazte cargo de la conexión entre el propósito de tu empresa y el de tus empleados primero, y su fuerza tendrá un efecto en los demás públicos.

Un ejemplo de esto: Intenta ir por un café a Starbucks y verás lo fácil que es encontrar al empleado comprometido. Es aquel que te brinda un servicio impecable, es aquel que te hace regresar, así sea a un nivel inconsciente porque su energía es de felicidad y orgullo por trabajar allí. Lee más sobre cómo Starbucks conquista la rotación de personal con el engagement laboral.

2. Ahorra con la retención de talento: es un hecho que cuesta menos mantener a tus empleados que reemplazarlos. Ahorra tiempo y dinero (que al final son lo mismo) como una consecuencia de fortalecer el compromiso de tu gente con un programa de incentivos.

Una buena estrategia de incentivos logrará que tus empleados se sientan parte vital del negocio, que se esfuercen por inspirar a otros y amen lo que hacen.

Un ejemplo de esto: Intenta hacer menos entrevistas de retiro y más entrevistas para quedarse. Muestra un interés activo y oportuno para retener el talento de tu empresa con estas 5 preguntas.

3. Incrementa tus ventas: ya vimos cómo la ‘cadena de favores’ del engagement puede empezar con tus empleados y llegar hasta tus clientes.

Pero no olvidemos que los programas de fidelización también pueden ir apuntados exclusivamente al B2C y centrarse en ofrecer recompensas a tus clientes por su lealtad, aumentando tus ventas como consecuencia.

Un ejemplo de esto: muy seguramente perteneces al menos a un programa de fidelización, sean puntos, millas, cupones, descuentos, aliados… como clientes, cada vez más esperamos que las marcas recompensen nuestro compromiso. Las aerolíneas son maestras en el tema y pocas lo han logrado tan bien como Southwest Airlines. Si necesitas una prueba, lee el análisis de Oracle sobre cómo esta aerolínea transformó un programa de viajero frecuente en una experiencia superior de atención al cliente.

Y así, llegamos al final del artículo, más no del iceberg… pues estamos seguros de que las consecuencias positivas de una buena estrategia de incentivos son infinitas.

¿Necesitas ayuda implementando una estrategia de incentivos para tu empresa? Contáctanos: dsardi@gluky.co