Un estudio realizado por The Staples Workplace Advantage Index, identificó las tendencias laborales que se afianzan en todo el mundo y que tienden a imponerse en el futuro de las Organizaciones.

 

1. Mayor inversión en iniciativas de bienestar para el personal

Las largas jornadas de trabajo y el estrés de las tareas cotidianas influyen negativamente en la productividad de los colaboradores y finalmente en la rentabilidad de la Compañía en la que trabajan. Por eso, hoy día, las Organizaciones están invirtiendo cada vez más en iniciativas que brinden mayor bienestar físico y mental a sus colaboradores, para mejorar su salud y productividad.

2. Empresas amigables con el medio ambiente

La responsabilidad ambiental de las empresas se ha convertido en un requisito importante para los trabajadores. La decisión de trabajar en una empresa u otra se verá cada vez más influenciada por las prácticas ambientales de la compañía que está reclutando el personal.

3. Mayor flexibilidad exigida por los colaboradores

El trabajo Freelance continuará creciendo mientras los colaboradores busquen mayor flexibilidad laboral. La presión recaerá sobre los empleadores, quienes tienen el reto de acoger la nueva cultura de equilibrio laboral-personal que las generaciones actuales anhelan, y adoptar modelos flexibles de trabajo dentro de las organizaciones.

4. Políticas de Teletrabajo

La mayoría de los tele trabajadores reconocen que el trabajo fuera de la oficina aumenta su productividad, mejora el equilibrio entre su vida laboral y personal e incrementa el nivel general de su felicidad. Las posibilidades de ofrecer esta modalidad de empleo es cada vez más común, y además presenta beneficios tanto para el colaborador como para la Compañía.

5. Oficinas que fomentan la creatividad y el trabajo colaborativo

El talento humano de las organizaciones se vuelve cada vez más diverso, móvil y también se establecen nuevas dinámicas de trabajo colaborativo y abierto. Por lo cual, el diseño tradicional de la oficina tradicional comienza a repensarse para atender a las nuevas necesidades de los colaboradores.

Entender estas nuevas tendencias y prepararse para ellas, puede jugar un papel importante en la retención de talento en las Organizaciones. Implementar estrategias que mejoren el bienestar y productividad de los colaboradores puede contribuir al desarrollo de una cultura laboral en la cual los colaboradores disfruten el hecho de ir a trabajar.