“La música es para el alma, lo que la gimnasia para el cuerpo” –  Platón.

De las empresas hacia sus empleadores

El poder que tiene la música para fortalecer relaciones o cultivar sentimientos es innegable. Ahora respaldado por estudios, realizados por la Universidad de Windsor y la Universidad de Monash en Canadá, descubrimos que:

Las personas que trabajan en silencio, son más propensas al aumento de ansiedad, presión arterial y frecuencia cardiaca en comparación con aquellos que escuchan música relajante al prepararse para una presentación.

– Las emociones positivas y la calidad de trabajo en empleados del área de informática disminuyó cuando no escuchaban música a diferencia de los que sí lo hacían.

En trabajos operativos, se tiene la hipótesis de una productividad que aumenta cuando se trabaja con música de fondo. Y en general, se advierte de que la música no sea estridente y se aconseja el uso de audífonos con la precaución de no subir demasiado el volumen o abusar del tiempo con ellos.

Los beneficios de escuchar música mientras se trabaja son: fomentar la concentración, reducir el estrés y la ansiedad, y estimular la creatividad.

De las marcas hacia sus clientes

Spotify Brands ha hecho un trabajo estupendo en usar la segmentación por contenido para llegar a usuarios con hábitos, modos de pensar y gustos específicos que se alineen con tu audiencia objetivo.

Hemos escogido algunos casos de éxito interesantes donde la música es la encargada de englobar estrategias de marketing para marcas. Un uso que el ámbito empresa-colaborador podría explorar mucho más en la búsqueda de generar atracción a Millennials que se quieren sentir identificados con su lugar de trabajo. Más allá de una playlist cuidadosamente elaborada, estas marcas nos enseñan como utilizar la música para crear engagement.

ADIDAS: Los usuarios podían añadir una canción y después etiquetar a su equipo para ganar vales de compra de Adidas Originals y códigos de Spotify Premium.

– La página del anuncio tuvo 30.000 visitas

– Se añadieron 3.000 canciones a una playlist colaborativa de Adidas Originals.

– Se etiquetaron 700 personas en Facebook

 Conoce más del caso aquí.

BMW: Hicieron equipo con Spotify para elevar el conocimiento sobre el nuevo modelo, creando experiencias musicales únicas para los cinco viajes en auto más representativos de Estados Unidos.

– Más de 14.000 playlists creadas

– Tasa de finalización del 30%

Conoce más del caso aquí.

Reebok: Las playlists se generaron con base en el tipo de actividad, la intensidad y la duración de las rutinas de ejercicio. La experiencia también incluyó listas de reproducción de atletas para inspirar a las personas.

– Más de 150.000 descargas y 365.000 visitas, que contribuyeron a más de un millón de visitas a la página.

– Más del 60% de los usuarios regresaron a la aplicación orgánicamente.

La aplicación también generó cobertura de varios canales, que incluyó:

175.000 visitas en el lanzamiento del video en YouTube.

100 publicaciones en blogs como PocketLint, FastCompany, Trendhunter y Mashable

1.200 tuits

165 artículos de noticias: artículos impresos en Women’s Fitness Magazine (EE. UU.), Men’s Fitness (ES) y Contagious Magazine (Reino Unido)

Conoce más del caso aquí.

En conclusión, tanto para empresas buscan transmitir su identidad con sus empleados o para marcas, que quieren aumentar el conocimiento y la consideración de su producto o servicio, la música es una herramienta bastante poderosa para transmitir valores y generar el elusivo y anhelado engagement.

Fuentes:

Uhma Salud.