1.Escribe un diario de propósitos.

Escribir un diario es una herramienta útil para hacer cualquier cambio en tu vida o tu perspectiva. Crea un diario dedicado que te ayudará a anotar y explorar tus pensamientos acerca del propósito de tu vida, tus pasiones y tus alegrías.

  • No te preocupes por cómo suena tu escritura; este diario es solo para ti y nadie más lo leerá. Es importante que seas completamente abierto y honesto, no que la escritura sea particularmente buena.

2. Cuestiónate.

Para comenzar a evaluar tu propósito en la vida, es importante evaluar lo que amas hacer, lo que actualmente haces y lo que necesitas cambiar para vivir una vida más significante. Algunas preguntas a considerar son:

  • ¿Cuándo has sido más feliz en tu vida?
  • ¿Qué es lo que de verdad te ha enorgullecido de ti mismo?
  • ¿Qué cualidades admiras más en los demás?
  • ¿Qué te hace sentir realmente vivo?
  • ¿Qué tan feliz te sientes diariamente?
  • Si te quedara una semana de vida, ¿cómo la pasarías?
  • ¿Qué deberes se anteponen a tus deseos?
  • Si pudieras cambiar una cosa acerca del mundo, ¿cuál sería?
  • ¿Qué cambio podría hacer tu vida más feliz?

3. Haz una lista de tus intereses y pasiones.

Anota las cosas en las que disfrutas pasar el tiempo. Estas pueden estar relacionadas con tu trabajo, tu vida personal o tu vida hogareña. Deben ser cosas que te hagan feliz, que realmente disfrutes hacer. Estas son cosas que disfrutes hacer sin que te paguen por hacerlas y probablemente son cosas que te hacen perder la noción del tiempo.

4. Anota lo que amas.

Las cosas y las personas que amas son muy importantes para la calidad de tu vida y cómo pasas tu tiempo.

Reconocer las cosas y personas que amas puede ayudarte a enfocar tus pasiones y tu propósito. Concentrarte en las cosas que amas con tu corazón, en lugar de las que valoras con la razón, puede acercarte más a tus verdaderas pasiones.

  • Si tu amor primario es tu familia, es improbable que te sientas realizado si tu vida está dominada por una carrera que ocasiona que pases casi todo tu tiempo lejos de ella.

5. Encuentra personas que te inspiren.

Piensa en las personas a quienes encuentras verdaderamente inspiradoras. Pueden ser líderes mundiales, personajes históricos o personas de tu propia vida. Piensa por qué estas personas son inspiradoras y determina las acciones o características específicas de estas que te gustaría imitar.

  • Es posible que quieras conservar esta lista en tu diario de propósitos. Recuerda que no tienes que admirar o imitar todos los aspectos de un individuo; más bien, estás usando al individuo para enfocarte en características específicas que también te gustaría tener.

6. Fija tu propósito.

Después de haberte evaluado y expandir tu visión fuera de ti mismo, decide cuál quisieras que sea tu propósito en la vida. Recuerda que está bien si cambia en el futuro. Ahora es importante tener una meta y una dirección, incluso si la alteras más adelante a medida que cambies y crezcas.

  • Una vez que hayas decidido tu propósito, escríbelo. Colócalo en un lugar donde puedas leerlo todos los días, recordándote lo que quieres en la vida. Puedes preguntarte cada día si has hecho cosas para trabajar por dicho propósito.

7. Haz una lista de las acciones que te llevarán hacia tu propósito.

En tu diario de propósitos, escribe una lista de acciones que puedas tomar que te llevarán directamente hacia el propósito de tu vida. Es posible que no seas capaz de realizar cada acción inmediatamente, pero darte cuenta de los pasos de debes tomar para lograr tu vida significante puede ayudarte a moverte en la dirección correcta. Por ejemplo, si tu carrera actual no es gratificante y no encaja con el propósito de tu vida, tal vez escribas “encontrar una nueva carrera” en la lista. Sin embargo, es posible que no quieras renunciar inmediatamente a tu trabajo actual antes de encontrar uno nuevo debido a las funcionalidad de pagar las cuentas y darle casa y comida a tu familia. Divide tu lista en cambios a corto, mediano y largo plazo.

8. Realiza las cosas que te lleven a cumplir tu propósito.

Una vez que hayas determinado las acciones que necesitarás tomar para cumplir el propósito de tu vida, toma dichos pasos. Comienza con los cambios a corto plazo y trabaja hacia los cambios a largo plazo. A veces dejar de pensar y analizar las cosas y solo hacerlas puede brindarte una mayor claridad y felicidad.

9. Revisa tu diario.

Asegúrate de volver a leer tu diario de propósitos y listas relacionadas periódicamente para hacer cambios, agregar más o recordarte tu propósito. Después de que haya pasado un poco de tiempo, es posible que te encuentres inclinándote hacia la cómoda familiaridad de tu vida diaria. Aunque no hay nada de malo en eso, es probable que te sientas más realizado en general si estás trabajando por el propósito de tu vida que ya hayas establecido.

10. Evita las actividades que contrarresten o te distraigan de tu propósito.

Definitivamente sería difícil evitar cualquier actividad que no trabaje directamente para el propósito de tu vida. Si quieres dar felicidad a los demás y a ti, pero no te gusta lavar la ropa, aún así es probable que necesites hacerlo ocasionalmente. Sin embargo, puedes evitar hacer actividades que trabajen en contra del propósito de tu vida.

  • Por ejemplo, si tu propósito es dar felicidad a los demás y a ti, debes evitar decir cosas hirientes a los demás. Debes evitar cosas que te hagan verdaderamente infeliz, como pasar tiempo con individuos que te hagan sentir mal contigo mismo.